Alguna vez en tu vida habrás experimentado cosas como tu primer beso, un viaje soñado a tu país favorito, tu graduación y muchas otras más. Estas son vivencias que te marcan. Las empresas aprovechan los buenos recuerdos de sus consumidores mediante el uso del marketing de experiencias.

¿Pero cuál es el verdadero objeto de esta estrategia? Es simple: ofrecerle al cliente sus productos a través de las emociones y experiencias que estos despiertan antes, durante y luego de su uso. Es decir, jugar con sensaciones como el tacto, el olfato y la visión para llegar a nuestros sentimientos.

Y qué mejor momento para emplear esta táctica que durante la Navidad, una época donde las personas comparten, disfrutan y experimentan miles de sensaciones al preparar sus arbolitos, hacer muñecos de nieve, viajar, entre otras cosas.

Cómo debemos ofrecer un marketing de experiencia

Antes de mencionarte las recomendaciones para emplear esta estrategia en Navidad, primero tendremos que entender cómo aplicarla de manera general, no sólo en esta época sino en la vida cotidiana:

Juega con las sensaciones del consumidor

Evidentemente, debes empezar por ofrecer experiencias que le generen al público ganas de adquirir tu producto. Esto lo lograrás haciéndole recordar al consumidor diversas sensaciones como un sabor, olores o texturas. O también puedes mostrarle cosas que nunca haya visto.

Ingenia una forma de acercarte a los sentimientos del cliente

Utiliza el poder de los datos para encontrar maneras de aproximarte a sus sensaciones. Averigua qué música le gusta, cuál canción le genera ganas de bailar, cuáles son sus sabores favoritos, qué olores le son irresistibles, qué colores llaman su atención, etc. Estos aspectos definitivamente harán que tu marketing de experiencias sobresalga de las demás campañas.

Usa más la experiencia del producto que las palabras

Aquí se demostrará la capacidad de tu producto para generar una grata experiencia durante su uso. Recuerda que es mejor expresar con hechos todo lo bueno que ofrece tu artículo que con palabras.

No vendas, usa espacios de percepción

No intentes forzar la adquisición de tu producto o servicio. Ofrécele a tu público eventos entretenidos y una experiencia difícil de olvidar con eventos musicales, deportivos, comida, shows y otras cosas de ese estilo.

Estas son buenas formas de promocionar tu product, puesto que él mismo se venderá sin tantas dificultades. Además, causarás que tú público quiera difundir tu marca con otras personas, algo mucho mejor que cualquier anuncio publicitario.

Ejemplos de marketing de experiencia

La empresa de la gaseosa con colores blanco y rojo ha jugado desde hace tiempo con la alegría navideña. Dejando de lado la promoción directa de su producto, se ha centrado más en resaltar la felicidad y el amor que su uso despierta en los consumidores. Este año lo ha vuelto a hacer con una publicidad llamada “Qué se dice de Santa Claus”.

En la publicidad una voz de mujer habla sobre las características de Papá Noel, cómo hace para pasar desapercibido durante la Noche Buena y de qué forma sabe cuáles son los paquetes que necesitamos. Aquí la empresa, a través de la historia de este ícono navideño contada desde otra perspectiva, nos recuerda lo lindo que es compartir y ver lo bueno de aquellas personas que son diferentes.

Cómo aplicar la estrategia en Navidad

Una vez que tengas pensada una buena estrategia de experiencias, podrás emplearla siguiendo estos pasos:

El marketing de experiencias es una táctica súper creativa que se está utilizando mucho para obtener la fidelidad y continuidad de los consumidores. Recuerda que si tu estrategia es exitosa tus historias lograrán despertar sentimientos especiales en tu público. Al fin y al cabo, el objetivo es quedarte en el corazón y mente de tus clientes.

Para conocer más de nuestros contenidos sobre marketing, te invitamos a visitar nuestro sitio web y redes sociales:

La navidad como época perfecta para el marketing de experiencias

Facebook: 786 Marketing

Instagram: @786.Marketing

Twitter: @786_Marketing