El 2 de noviembre de 1945 Lorenzo Servitje creó una de las compañías elaboradoras de pan más populares del mundo: Bimbo. Desde su invención cada uno de sus productos ha enamorado a sus consumidores, gracias a su mascota emblemática (el oso blanco panadero) y por lo que transmiten sus artículos (frescura, limpieza y suavidad). 

LEA TAMBIÉN: COCA COLA VS. PEPSI: LA PUBLICIDAD ES SU CAMPO DE BATALLA

¿Quién fue Lorenzo Servitje?

Lorenzo Servitje, quien nació el 20 de noviembre de 1918 en Ciudad de México, tomó la batuta de la pastelería familiar, tras la inesperada muerte de su padre. En ese entonces, el pequeño negocio era conocido como “el Molino”. Este hecho lo obligó a dejar sus estudios de contaduría en la Universidad Autónoma de México. 

A raíz de esto empieza a planificar el futuro del negocio, por lo que se alía con familiares de confianza y amigos para crear una panificadora, puesto que Servitje se dio cuenta de que el pan de caja sería ventajoso para su país (México), sobre todo porque en aquel momento la nación pasaba por un mal momento debido a la Segunda Guerra Mundial. 

Tras grandes esfuerzos económicos Lorenzo junto a Alfonso Velasco logran comprar el terreno adecuado para iniciar las operaciones de fabricación de pan, naciendo así la compañía “Panificación Bimbo S.A.” al poco tiempo de haber culminado la Segunda Guerra Mundial. 

Bimbo: el emprendimiento de Lorenzo Servitje

Existen diversas razones por las cuales el fundador de Bimbo es un ejemplo claro de inspiración. A continuación te mencionaremos las más importantes:

Bolsa encerada a celofán 

Una de las razones por las que Bimbo se volvió la compañía que es hoy, es debido a la innovación de cambiar la tradicional bolsa de cartón a la de celofán. Esta evolución permitía al pan mantener su frescura y calidad. Cosa que no sucedía con la envoltura encerada, porque llegaba en mal estado. 

Poco a poco fueron cambiando la percepción del público mexicano, hasta cautivarlos con sus productos básicos: pan blanco grande, pan blanco pequeño y pan tostado. Cada uno tenía un empaque y textura característico. 

Todo eso impulsó a la empresa de Lorenzo Servitje, que inicialmente contaba con 34 trabajadores y diez camiones de distribución. 

En 1955, Bimbo había crecido rotundamente (700 trabajadores y 140 camiones), esto junto a la inclusión de nuevos productos: galletas, panqués, pan negro, donas, tostadas, etc. 

Publicidad y mercadotecnia 

Servitje sabía que tenía ya fidelizados a sus consumidores, pero faltaba conectarlos como tal a su marca. A través de un antiguo programa radial, Bimbo contaba divertidas historias, que en su mayoría tenían como centro al icónico osito blanco. 

El personaje emblemático de la marca permitía a los consumidores sentirse vinculados, lo que al mismo tiempo ofrecía una mejor identidad frente a sus competidores. 

El punto era transmitirle a los clientes una sensación de ternura, suavidad y limpieza. 

Apoyo social y educativo 

Puesto que Lorenzo Servitje tenía valores y creencias cristianas, asignó parte de sus ganancias para construir escuelas para niños en situación precaria. Asimismo creó diversas instituciones como la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural y el Instituto Mexicano de Estudios Políticos. 

Él creía que al tratar adecuadamente a los empleados, permitiría a la empresa obtener buenos beneficios por un largo periódo. 

Medio ambiente

La compañía siempre ha tenido en mente el cuidado de la biodiversidad y el medio ambiente. Es por ello, que Bimbo ha participado en diversos proyectos de reforestación o repoblación de árboles. En el 2008 la marca del oso blanco panadero sembró más de 9.3 millones de árboles en un solo día, esto gracias a sus programas ambientales especiales.

Actualmente el negocio Lorenzo Servitje tiene presencia en cuatro de los seis continentes del planeta. Elabora más de diez mil productos, mediante 100 firmas, tiene más 129 mil aliados y 165 plantas productoras. 

Desde el 2012 Bimbo es la marca elaboradora de pan que más ventas obtiene, de los cuales un 54% es en divisas. Sus ingresos anuales son de $15 mil millones. 

Tras la muerte de Servitje el 3 de febrero del 2017, su hijo Lorenzo Muntull tomó la dirección de la compañía. 

¿Necesitas más inspiración? Ingresa a 786Magazine para encontrar contenidos como este y más. Suscríbete a nuestro canal de Telegram y síguenos en las redes sociales:

El exitoso emprendimiento de Lorenzo Servitje

Facebook: 786 Marketing

Instagram: @786.Marketing

Twitter: @786_Marketing