Los Juegos Olímpicos Tokio 2020, considerados como los más caros y raros de todas las ediciones, culminaron este 8 de agosto. El evento dejó momentos de alegría e inolvidables, pero también hubo protestas por quienes se oponían a su realización. De acuerdo con ellos, el país (Japón) debería preocuparse más en la pandemia (que azota aún a muchas naciones) que en albergar una competición de tal magnitud. A continuación, analizaremos los costos y ganancias de estos Juegos Olímpicos.

Costos y ganancias de los Juegos Olímpicos

Según las estadísticas, los JJOO Tokio tendrían un valor de 28 mil millones de dólares. Sin embargo, los ingresos obtenidos, tras su culminación, ni siquiera representaban una tercera parte de esa cifra, pese a los 3300 millones de dólares aportados por los patrocinadores locales. La competición solo logró recaudar un total de USD 4 mil millones. 

La ciudad gastó un total de 35 mil millones de dólares, mientras que el COI entre patrocinantes y derechos de trasmisión tuvo un abono de entre USD 3 y 4 mil millones.

¿Qué sucedió? Debido a que el gobierno nipón prohibió que durante las competiciones hubiera público, a más de 500 mil aficionados extranjeros se les prohibió el ingreso. No consumieron vuelos, hospedaje, alimentos, entradas, etc. Todo esto significó para Japón una pérdida de 800 mil millones de dólares.

De acuerdo con el experto financiero, Takahide Kiuchi, todo el beneficio esperado en los Juegos Olímpicos de Tokio se esfumó cuando el gabinete asiático decidió que los espectadores extranjeros no vinieran a la nación. 

Las pérdidas del país nipón son de 23 mil millones de dólares y esta cifra aún no incluye los Juegos Paralímpicos. 

¿Contradicciones?

No obstante, el académico del Centre for Economic Performance, Cristian Krekel, piensa que no se puede calcular una cifra total, tomando en cuenta los costos y lo que dejaría de obtener el país organizado por las repercusiones de la pandemia, como el turismo y la ventas. 

“Se ha visto que la mayoría de las ciudades anfitrionas pierden dinero; sin embargo pienso que se debería hacer un análisis más exhaustivo, pensando a mediano y largo plazo”, dice Krekel.

Si Japón y sus ciudades se interesan por el evento, consiguen, a pesar de la situación actual, una imagen confiable para invertir; es posible que las pérdidas que tuvo a corto plazo, se conviertan en ganancias a largo plazo, porque se incrementa el desarrollo de la ciudad, inversión extranjera, comercio, etc.

Pero el economista y profesor del Smith College, Andrew Zimbalist, no está de acuerdo con eso. La evidencia basada en la situación actual no avala lo afirmado anteriormente por otros expertos. Los efectos del coronavirus no permitirán que Japón, y las otras futuras ciudades organizadoras,  tengan beneficios a largo plazo. 

Tres beneficios 

Las ciudades que organizan los Juegos Olímpicos, consiguen tres grandes beneficios. Estos son: 

Claramente, Japón no obtuvo el primer punto. Las autoridades locales mencionaron que en las instalaciones deportivas solo podían estar los aficionados locales y la delegación de cada país participante. En otras palabras, en esos sitios solo podía haber un máximo de 10.000 personas.

Por otro lado, se propuso la posibilidad de que una misma nación fuera anfitriona de los JJOO cada dos años. Porque reconstruir edificaciones cada cuatro años representa una pérdida para las ciudades. 

Recordemos que el velódromo, sitio donde compitieron miles de ciclistas en Río 2016, hoy se encuentra destruido debido a un incendio. Otros espacios deportivos que se usaron para llevar a cabo el evento, están deteriorados y llenos de moho. 

En Grecia 2004, la mayoría de las instalaciones deportivas donde compitieron miles de atletas en sus respectivas disciplinas tienen el mismo estado que las de Río.

Sin embargo, la propuesta anteriormente dicha no ha ganado aceptación por parte de la audiencia global. 


Para más información sobre los JJOO, explora las secciones de nuestro portal web. Suscríbete a nuestro canal de Telegram y síguenos en las redes sociales:

Ganancias de los Juegos Olímpicos