La empresa de Mark Zuckerberg, Facebook, es investigada una vez más. Esta vez por la Unión Europea (UE) debido a su reciente compra: la plataforma enfocada en la venta de software para la relación con los consumidores, Kustomer. 

A esta indagación se le unen otras. La Comisión Federal de Comercio de EEUU  en febrero. La Comisión de Competición y Consumidores de Australia (ACCC) en marzo. Y la autoridad de la competencia de Reino Unido (CMA) en junio. 

¿Por qué están investigando a Facebook?

La organización europea, en un principio, realizó una investigación previa a Facebook en el mes de mayo acerca de esta compra. Los resultados le indicaron que debían profundizar aún más en este tema. Así lo dijo Margrethe Vestager, encargada de los asuntos de competencia. 

Las primeras conclusiones de la averiguación preliminar sugieren que la gigante  red social puede pretender implementar estrategias de bloqueo a los competidores que utilizan la Kustomer. Esto podría impedir o empeorar el acceso a la plataforma. 

Tiene la capacidad de hacerlo porque se encuentra en una posición muy destacada en el mercado publicitario y en la mensajería instantánea gracias a Instagram, Facebook Messenger y WhatsApp. 

Las tácticas podrían tener la finalidad de reducir a los competidores, en cuanto al abastecimiento de programas vinculados en la atención y relación de los clientes. 

Ante esto, la UE teme que la gigante de Zuckerberg potencie su espacio en el mercado de la publicidad online al disponer de datos importantes que le permitirán lanzar anuncios más personalizados o segmentarlos de mejor forma. Esta acción la pondría en ventaja sobre las otras plataformas. 

Entonces, la organización busca, con tal indagación, asegurarse de que la transacción no implique un daño a los demás negocios y consumidores. También, que la información a la que Facebook tiene acceso no altere la operatividad de las empresas. 

Ese último punto es de total importancia, debido a que Kustomer la utilizan los bancos, clínicas, hospitales, aerolíneas y más, de modo que los consumidores suministran allí datos confidenciales necesarios para la respuesta a su inconveniente o duda.

¿Qué dice la red social sobre esta investigación?

La red social, por su parte, dice que la compra será beneficiosa para los negocios y consumidores porque les traerá innovación en el dinámico y competitivo panorama del CRM (Gestión de la Relación con el Cliente, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, se cree que esa transacción se trate de lo siguiente: la peculiar operación donde las plataformas compran otras startups solo porque en un futuro estas podrían representar una amenaza. Algo ya visto con la adquisición de Instagram que actualmente es considerado un fallo en las regulaciones.

La Comisión Europea tiene hasta el 22 de diciembre del presente año para tomar las acciones necesarias. 

Si te gusta la actualidad, explora nuestras secciones donde encontrarás temas como este y más. Suscríbete a nuestro canal de Telegram y únete a nuestra comunidad en redes sociales:

Razones de la investigación contra Facebook