En las industrias, existen una gran variedad de marcas que se enfrentan unas a otras en el sentido de buscar la mejor estrategia para atraer la mayor cantidad de prospectos. Entre estas rivalidades se encuentran Mastercard y Visa, de las que a continuación hablaremos un poco. 

¿Qué son Visa y Mastercard?

Son franquicias que ofrecen el mismo servicio: procesadores de pagos. A pesar de estar vinculadas rotundamente al consumo bancario, ninguna de ellas elabora ni distribuye materiales para crear tarjetas de débito y crédito. Su función principal es ofrecer sus servicios a las entidades bancarias que emiten estas tarjetas, y a su vez, otorgarle un beneficio de valor a quienes la obtienen (clientes). 

Visa vs. Mastercard: historia de su rivalidad

Lo curioso de esta rivalidad es que ni Visa ni Mastercard fueron las primeras en ofrecer tarjetas de crédito o débito, ya que como mencionamos anteriormente, ellas no se especializan en la elaboración de tales plásticos. De hecho, el primero en lanzar una tarjeta expedida por un banco fue John Beggins, un banquero de Brooklyn, Nueva York. Sin embargo, esto tenía una limitación: solo se podía usar para comprar en locales y además se debía tener una cuenta en la entidad bancaria Beggins.

Estas empresas están vinculadas a la evolución de los bancos. Visa nace en 1958 cuando Bank of America crea BankAmericard en California, una tarjeta de papel que tenía un límite de 300 dólares. 

En 1966 entra al mercado Mastercard, que en ese entonces era conocida como InterBank Card Association y tiempo después (1969) como Master Charge, un cambio de apelativo que pretendía crear conciencia de marca y así competir con el líder ya establecido: BankAmericard. Pero no fue hasta 1979 que adquiere el nombre por el que actualmente se le conoce: Mastercard. 

BankAmericard comenzó a crecer cuando en 1973 ideó el primer sistema de autorización electrónica, lanzado un año después su primera tarjeta de débito. El cambio de nombre a Visa y la inclusión de los colores azul y dorado a su logo llega en 1976. 

Cuando llegan los años 80, se produce un acto que elevó aún más el posicionamiento de Visa: lanzaron una red de cajeros automáticos que podían dispensar dinero, sin importar el sitio donde se encontraran los usuarios. En las últimas décadas, esta empresa se ha ido adaptando a las nuevas tecnologías relacionadas a la industria financiera, como por ejemplo: plataformas de pago desde el móvil. 

Mastercard, por su parte, ha luchado incansablemente para destronar a su gran rival. En 1980, se convierte en la primera empresa en utilizar los hologramas como método de seguridad para sus tarjetas y en emitir unas en China. 

Entre los momentos más emblemáticos que ocurrieron en los 90s por parte de Mastercard, destaca su asociación con Europa Pay International para beneficiar aún más su servicio de tarjetas de crédito, además del lanzamiento de su popular campaña publicitaria Princell (no tiene precio). Este eslogan afianzó el reconocimiento de su marca con respecto a Visa.

Beneficios de estas franquicias

Ambas marcas tienen características muy diferentes que están enfocadas en atraer más consumidores y fidelizar bancos. A continuación, mencionaremos las de cada uno. 

Visa

Los aspectos llamativos de la Visa son las siguientes: 

Mastercard

Esta entidad bancaria cuenta con diversas peculiaridades muy provechosas, las cuales son: 

La decisión de adquirir una Visa o Mastercard dependerá de los gustos o necesidades que esté buscando el cliente. También, depende del tipo de TDC (clásica, premium, platinum, gold, signature y black) porque cada una tiene un atributo único que las diferencia de las otras, que se pueden disfrutar cuando la tenga. 

Rivalidad entre Visa y Mastercard

Facebook: 786 Magazine

Instagram: @786.Magazine

Twitter: @786_Marketing

LinkedIn: 786-magazine

Telegram: Magazine786