No basta solo con querer emprender, es necesario saber si esa idea de negocio propio a realizar es rentable o no, si vale la pena, si logrará atraer al público y si podrá ser un éxito o, por el contrario, un fracaso.

Para ello, es necesario conocer cuáles son las características principales que conforman una buena idea de negocios. A continuación te lo explicamos.

¿Qué es una idea de negocio?

Cuando se habla de una idea de negocio, se hace referencia al eje fundamental del origen de la empresa, la cual surge cuando el empresario reconoce una idea innovadora y la relaciona con las capacidades creativas, organizativas y productivas de la compañía.

La idea de negocio es de vital importancia, ya que marca el punto de partida sobre el que se construirá el proyecto empresarial. Dicha idea se encuentra relacionada con el público objetivo (toda idea debe responder a una necesidad del consumidor/comprador), con los recursos y la tecnología que se dispone, teniendo en cuenta la rentabilidad de dicha idea (costo/beneficio) en el mediano y largo plazo como factor principal.

Sin embargo, una buena idea de negocio no siempre debe surgir de una invención nueva. Con frecuencia, una idea de negocio nace de una nueva utilización de un producto ya existente y determinado por las características que lo conforman.

Características de una idea de negocios

Una buena idea de negocio debe estar conformada por la originalidad y creatividad, buscando las oportunidades del mercado. Estas son las características esenciales para poner un marca una idea de negocio rentable:

1. Debe ser un proyecto original e innovador

Para establecer una idea de negocio hay que empezar con ser original y no copiar otras ideas, porque esto es un detonante de un posible fracaso, ya que lo que se quiere es destacar dentro de la competencia.

También es importante que no sea fácilmente reproducible o que pueda patentarse para que los competidores más grandes no la copien.

Una buena idea de negocio no tiene que ser un producto o servicio inédito en su totalidad, ya que también puede partir de alguna modificación o actualización de alguno ya existente. Solo debe aportar un valor añadido que marque realmente la diferencia para los consumidores.

2. Establecer rentabilidad a corto o medio plazo

Algo que es importante para todo negocio es generar ganancias, es decir ser rentable a corto y mediano plazo. Para eso, es necesario evaluar el tipo de inversión que tendrás que realizar para poner en marcha esa idea, para lograr estimar cuándo se podrá ver el retorno de la inversión.

Las necesidades del mercado cambian continuamente, por lo que amortizar una inversión a largo plazo es una decisión financiera que implica un gran riesgo. Por eso, lo ideal es que la idea de negocio comience a ser rentable a corto o medio plazo.

3. Hay que enfocarse en el público

Existen muchos casos de negocios que fracasan al comienzo porque los emprendedores no han sabido perfilar a su público, comprender a sus clientes potenciales y profundizar en sus necesidades y preferencias.

Lo principal es descubrir las necesidades de los consumidores y ajustar la idea de negocio a las mismas, no a la inversa. También, es necesario preguntar si ese proyecto es realmente útil y por qué las personas comprarían tu producto o contratarían tu servicio.

4. Contextualizada en su tiempo

Otro de las principales causas del fracaso de un negocio es porque se han lanzado antes de tiempo, es decir, cuando el mercado no estaba listo para asumir esos productos o servicios.

La idea de negocio debe enmarcarse en un mercado en crecimiento, proponiendo un negocio viable que pueda ponerse en marcha rápidamente y que comience a generar beneficios cuanto antes.

5. Potencial para crecer

Una buena idea de negocio debe permitir que la empresa crezca a un ritmo sostenido. Así no tendrás que alcanzar cierto número de clientes para funcionar, pero el negocio tampoco colapsará si aumenta la demanda.

Una idea de negocio es escalable cuando la empresa puede ofrecer la misma solución a una gran cantidad de consumidores sin que el producto o servicio pierda sus características. Este tipo de negocios utilizan los recursos que necesitan según la demanda, para evitar realizar grandes inversiones iniciales e ir adaptándose a medida que ganan clientes, gracias a un modelo de negocio eficiente.

Establecer una buena idea de negocio es fundamental para anclar en el mercado con un proyecto rentable e innovador, que pueda satisfacer las demandas del mercado; de ahí viene el éxito del mismo. Para leer más contenido sobre marketing y emprendimiento, sigue atento a todo lo que traemos en mercadeomagazine.com

 

Facebook: mercadeomagazineInstagram: @786.MagazineTwitter: mercadeomgzLinkedIn: mercadeomagazineTelegram: mercadeomagazine